30 enero 2006

Cronicas de un buen pedo

Hubo una vez un buen pedo
que se sentia bien atorado,
por mas que pensaba y pensaba
sus penas no mitigaba,
pujo y pujo el pobre amigo
pero no le quedaba el anillo,
y al cabo de un buen momento
tuvo que regresar al convento
con los miembros del parlamento,
ya un buen rato tenia
que ni sus penas se oia,
mas solo saber venian
a un lado todos corrian,
ya con el cetro en el trono
dejo salir tal atrono,
y chanclas y chunches y chochos
salieron cual teporochos,
hay pobre diablo el que entraba
pues casi se atragantaba,
ya nadie en la esquina dudaba
que el diablo lo circundaba.

Dk

1 comentario:

foton dijo...

JAJAJAJ que bueno !!Casi me cago de la risa.Que pedo con caracter,.

Y gracias por leerme.Un saludo.